Hombres desnudos

El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca

El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca

El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca

Con las fiestas de Navidad tan cercanas y ante la incertidumbre de la lotería del Gordo, parece ser que los crímenes y los robos en las ciudades se han incrementado de manera exponencial a medida que pasaban los días. Hoy nos vamos hasta una tienda de lencería muy conocida (y muy cara) desde donde nos llegan los últimos reportes policiales.

CASE NO. 171004-28: El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca


No había nada en el mundo que le diera más vergüenza que entrar en una tienda de lencería femenina. Estaba muy bien visto que ellas entraran en las de hombres e incluso que se recrearan la vista con los voluminosos paquetones que lucían los modelos para vender más ciertas marcas, pero a nosotros los hombres todo esto nos era vetado casi por completo. ¿Un hombre mirando a una tia en braguitas? Pues como menos un pervertido que acabaría sacado a patadas por la policía.

Aun así se animó porque quería tener preparado un buen regalo a su novia la noche de nochebuena. Quería que estuviera guapa y sexy en la cama a ver si conseguía animarla para desvirgarle el coñito ya de una vez. Pero, maldita su ignorancia, va y entra en una de las tiendas más caras que había. Claro, llevado por las luces y las buenas modelos, pues es lo que tenía que ocurrir.

Braguitas negras y transparentes de casi cincuenta pavos, sujetadores con escote de casi cien y otra ropa íntima bien sexy que no bajaba de los doscientos, empezó a pensar o que él ganaba muy poco o que realmente se había metido en un buen lío, sin tiempo ya para entrar en otra tienda por las horas que eran y decantarse por otro regalo.

Cogió unas cuantas prendas, miró a un lado y a otro y aprovechó cuando no pasaba nadie para meterse en uno de los probadores. “No descambiamos ropa interior usada” leyó en el cartelito justo encima del espejo. A tomar por culo. Se quitó toda la ropa, se puso dos pares de bragas por encima de los calzones, el sujetador se lo ató a la cintura y como pudo, por debajo de su propia camiseta, se metió una manga de un camisón. Ya vestido, de extra se metió en el bolsillo unas ligas de colores.

Fue precisamente una de ellas, la de color rojo, la que lo delató y que no pasó desapercibida para el segurata, que lo llevó a la sala para desembuchar todo lo que había birlado. “¿Te va ponerte ropa de chicas para estar mono?” le dijo mientras le desnudaba y descubría el camisón. Después le cacheó enterito y descubrió mucho más en el paquete, demasiado grande para ser suyo, todas las bragas que llevaba escondidas.

El segurata, todo apuesto, todo hay que decirlo y casi de su misma edad, se puso de pie con las piernas abiertas y los brazos cruzados mientras el chaval permanecía sentado en una silla medio desnudo con los gayumbos. “Mira, hacemos un trato, si me comes la polla y me dejas follarte ese culito tan guapo, te dejo llevarte todo esto“. Y se sacó la chorra gigantesca de la bragueta, impresionante, con un par de huevazos descomunales, el triple de lo que él tenía entre las piernas.

Y bien sabe que lo hizo por su novia, cuando se metió esa polla dentro de la boca y le entró hasta más allá de la garganta, cuando se quitó los calzones, se incorporó hacia adelante sobre la mesa y un hombre le penetró por primera vez el ano a toda pastilla con el par de cojones chocándole contra la raja, cuando se tiró una paja frente a su cara y notó todo el semen resbalando por sus mejillas.

Cuando la noche en que desvirgó a su novia, la vio con toda esa lencería puesta, pensó en que la cabrona no sabía lo mucho que le había costado, si tú supieras, maja. Con el ojete aún dolorido, empotró su primer coñito como un buen hombre y, cuando ella no miraba, él se relamía sin querer y sin saber por qué, pensando en el pedazo rabo que se había comido en las horas previas.

 

El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca

 

 

DESCARGAR

Gay festival VideosPornoGay.RevistaZero.es 300x600l - El del buen novio que fue a por bragas y se encontró con un pedazo rabo en la boca - hombres-desnudos
google5a6812f05d38594f.html